Evitar navegación.
Principal

El Valle de Anergui. Senderismo por el Alto Atlas

Mejor periodo:desde marzo hasta octubre
Nivel de dificultad: fácil-medio
Horas aproximadas de camino:4 a 6 diarias
Transporte: Mulas para el material y mulas con silla de montar para los niños

17

Situación: El valle de Anergui se halla 350 km al nordeste de Marrakech, en una región que une el Alto Atlas con el Medio Atlas. Es un valle semicircular cruzado por el río (Assif) Melloul que ha horadado impresionantes gargantas

Un viaje en el tiempo en el corazón del Atlas, lejos del ritmo frenético de la civilización, al encuentro de un pueblo muy hospitalario. Quedaréis maravillados por los grandiosos paisajes y el rico patrimonio arquitectónico del valle. Lejos de las rutas turísticas, el valle de Anergui, con su belleza salvaje y sus tradiciones seculares, merece una visita.

25

Cicatriz profunda entre el Medio y el Alto Atlas, el valle de Anergui ha permitido, gracias a la abundancia de sus aguas, la sedentarización de las tribus Aït Soukhmane, cultivando las llanuras mientras siguen una vida seminómada acompañando los rebaños a los llanos de altura. Han construido en las laderas de la montaña, colgando sobre los valles, pueblos-fortaleza que se encuentran entre los más bellos del Atlas. Su arquitectura tradicional es bella y simple, principalmente los ighrems (graneros) en adobe y ladrillo crudo.

18
Estos bastiones, testigos de un pasado belicoso, permitían expulsar al enemigo y proteger los graneros donde se guardaban las cosechas y los objetos de valor a fin de resistir los sitios o las malas cosechas. Alrededor de los ighrems se aglutinan, en un fascinante desorden, las casas de los habitantes (tadrouine), viviendas cúbicas de una sola planta que reciben la luz por sus ventanas de rejas. En el interior, la cocina o dar takkate constituye el corazón de la casa. El mobiliario se limita a lo imprescindible y la comida es preparada de cuclillas en el mismo suelo.

La estancia más confortable de la casa es el tamsriyt. Cubierta de tapices y almohadas sirve para la recepción y alojamiento de los invitados. En el patio interior se oye el ruido del telar donde las mujeres tejen las alfombras de nudos, con motivos y colores específicos de cada tribu, y que tienen una merecida fama. En el Atlas, estos tapices gruesos, de grandes dimensiones, sirven de colchón aislando a las personas del frío en invierno. En verano, puestos al revés, recuperan su función decorativa.

19
La tradición rural del Atlas es ancestral: los carros siguen siendo arrastrados por las mulas -tassardount en Tamazihgt, la lengua beréber del valle-. Las mulas son indispensables en la vida de los beréberes: desplazamientos, buscar agua, ir al mercado, trabajar el campo... y ocasionalmente llevar el equipaje de los senderistas. En verano, son un elemento indispensable para la cosecha.

Sentados en el muro de piedras secas que delimita el área sagrada (lugar de rezos colectivos el día del Aïd) los niños observan para aprender los gestos que de mayores ellos repetirán. Atados a un eje en medio de la msalla, los animales pisan la cebada en medio de una nube de polvo, bajo la atenta mirada de los hombres.

20
Las mujeres se dedican desde el amanecer a los trabajos del campo, realizando con los cultivos, cuadrado a cuadrado, un enorme tablero de ajedrez. El riego de las parcelas es rigurosamente controlado por el amghar n'targua -jefe de los canales-: cada cual debe esperar su turno. Las mujeres regresan al pueblo a media mañana, justo para preparar el té y cocer el pan, trabajo que hacen rotativamente. Durante las épocas de cosecha son las que cargan con los chouari - enormes cestas trenzadas- que transportan por los caminos del valle.

Al terminar las cosechas llega la época de los moussem, fiestas en que los pobladores de una misma tribu se reúnen con motivo de alguna celebración. Los del Medio Atlas son interesantes por haber conservado su autenticidad. Estos encuentros coinciden con alguna fiesta religiosa y con el fin de la cosecha. Son un lugar de peregrinación y de comercio, lugar de encuentro y de distracción, y también ferias donde los campesinos venden su ganado o las tribus renuevan sus alianzas familiares.

21
Para descubrir la auténtica belleza y las tradiciones seculares de este valle hay que recorrerlo a pie. Los encuentros con las tribus beréberes muy ancladas en su cultura y sus tradiciones amazigh nos aportarán gratos momentos de enriquecedora convivencia.

Itinerario

Día 1º: Salida en vuelo regular con destino a Marrakech. Llegada, traslado al hotel y resto del día libre. Dependiendo de los horarios de nuestros vuelos dispondremos de más o menos tiempo para dedicarlo a esta fascinante ciudad. La plaza Jemâa el Fna será sin duda el principal foco de interés: saltimbanquis, encantadores de serpientes, dentistas, narradores de cuentos, vendedores salidos de un bazar de las mil y una noches... una amalgama de aromas, sonidos y sensaciones irrepetible.

22
Día 2º: Salimos hacia el Medio Atlas y el Valle de Anergui pasando por el pantano de Bin El Ouidane, construido en los lechos de los ríos Ahansal y Elabid. Una pista nos llevará en medio de salvajes paisajes, entre encinas verdes y enebros, hasta la catedral, un espectacular peñasco, y hacia las Gargantas de Aqqa Akhachane. Noche en albergue en la entrada de las gargantas.

Día 3º Salimos pronto, de pueblo en pueblo, a través de huertos en terraza y por caminos de mulas hacia el pueblo de Aït Aissa, para descubrir sus casas tradicionales y sus soberbios graneros beréberes. Magnífica vista del valle de Zaouiat. Después de un té a la menta en casa de una familia, descendemos hacia El Khemis para llegar a nuestro albergue, cerca del recinto del mercado, eje de la vida de las tribus beréberes de la región.

23
Día 4º Cruzamos un pequeño río y salimos hacia Aït Khouya, pueblo tradicional rodeado de cultivos en terraza. Buscaremos algún alfarero o algún herrero, personajes centrales de la vida local. Comemos bajo los nogales antes de descender hacia Aït Boulmane, pequeño pueblo bajo el Djbel Tgounte. Noche en albergue.

Día 5º Ascendemos el collado de T'Zin Dari (1.800 m) para descubrir el círculo de Anergui. Cruzamos a la otra vertiente para llegar a Batli, un lugar ideal encajado por las altas cumbres del Atlas. Espléndidas vistas sobre el valle pluvial y su mosaico verde de campos que rodean los pueblos ocre adosados a las colinas. Descenso hacia el albergue.

Día 6º A través de un encinar salimos a la búsqueda del río Melloul, hacia las gargantas de Aqqa Tafraout y Batli, donde el río nos invita al baño. Noche en albergue.

Día 7º Dejamos nuestros amigos beréberes para regresar a Marrakech. Noche en hotel.

Día 8º Traslado al aeropuerto a la hora convenida y regreso con escala en Casablanca.

Precios

Lista de precios

Para contratar el viaje

Depósito: del 40 % en el momento de efectuar la reserva

Resto del viaje: 15 días antes de la salida.

Forma de pago: Mediante talón o transferencia a nombre de Marhaba viatges a la carta. Número de cuenta: 2100 0679 16 0200536650.

Indicaciones prácticas acerca de este viaje

Burocracia: Se precisa llevar pasaporte en vigor y que no caduque antes de los 3 meses desde que se llega a Maruecos.

Moneda: La moneda de curso legal en Marruecos es el dirham, que se divide en 100 céntimos. Su equivalencia es aproximadamente de 1 € = 11 Dh.

Equipaje: Recomendamos viajar lo más livianos posible. Agradecemos limitar el equipaje a 15 kg por persona. Hay que prever ropa de abrigo para las noches y un impermeable para eventuales lluvias. Botas de trek utilizadas previamente. Crema protectora y gafas de sol. Saco de dormir imprescindible. Es conveniente llevar también linterna, cantimplora, gorra o sombrero, botiquín personal y una mochila pequeña para nuestros enseres durante el día.

Alojamiento durante el viaje: Hotel de 3* en Marrakech. Durante el recorrido por el valle dormiremos en refugios de un nivel muy básico o en tiendas iglú para 2 personas, con colchoneta incluida. En Marrakech podemos sustituir el hotel por un riad o alargar la estancia en la ciudad.

Transporte: En vehículo privado o minibús para los accesos al inicio y final del trek. Mulas porteadoras durante el trek. Cabe la posibilidad de mulas con sillas para transportar a los más pequeños.

Clima: Evitamos la época más fría del año. Los días son cálidos (20/25º) y las noches pueden ser algo frescas (5/10º). Como en todas las zonas montañosas, son posibles algunas breves tormentas al final de la tarde.

Salud: Es conveniente estar al día de la vacuna antitetánica. Por lo demás, tendremos cuidado con el agua y las bebidas, tomando sólo productos embotellados o agua potabilizada. En caso de precisar algún medicamento, las farmacias de Marruecos están muy bien surtidas.

Comida durante el trek: consiste básicamente en platos beréberes. A mediodía se come algo más ligero: ensaladas y picnic. Por las noches es el momento de degustar tayines, cuscús, cordero asado, potajes... siempre acompañados por el té a la menta

Normas legales de contratación

Viaje sujeto a la normativa vigente en materia de viajes, según decreto de la Generalitat de Catalunya 168/1994, de fecha 30 de mayo de 1994, (DOGC núm. 1924, de 22-7-1994).

Estos viajes se programan en base a tarifas aéreas especiales, las cuales tienen algunas restricciones. Entre las más importantes, cabe señalar que no se permiten cambios de fechas ni anulaciones del billete una vez emitido. Cualquier anulación tras su emisión se vería penalizada con el importe completo del billete (aproximadamente 390 €). Para evitar estas penalizaciones en caso de anulación justificada, existen seguros de anulación de viaje que os podemos ofrecer. Para este viaje en concreto el seguro de anulación tiene un coste de 25 € por persona.

A tener en cuenta...

El Atlas es una región que ha permanecido aislada hasta épocas recientes. Su entorno es frágil y las tradiciones y cultura ancestrales de sus pobladores deben ser respetadas. Para no chocar con la sensibilidad de sus habitantes conviene tener en cuenta algunas indicaciones que contribuirán al pleno éxito de nuestra travesía y nos permitirán un mayor acercamiento al mundo beréber:

La travesía de los pueblos y la acogida en las casas merecen que vistamos correctamente. Es aconsejable pantalón largo, tanto para hombres como para mujeres. Los hombres no debéis andar sin camiseta.
No se debe fotografiar a las personas si previamente no tenemos su consentimiento. Esto es especialmente importante cuando se trata de mujeres y niños.
No ofrezcamos alcohol.
No rehusemos un té de bienvenida, a menos que nuestro guía nos indique lo contrario.
Evitemos comentarios despectivos acerca de la religión, el profeta o el rey.
Tomemos los alimentos con la mano derecha, ya que la izquierda está reservada para las abluciones.
Cuando se nos invite a entrar en una casa, dejemos los zapatos a la entrada.
Procuremos hablar en voz baja en los momentos en que guías y muleros realizan sus oraciones, evitando también cruzar delante de ellos.
Aunque algunos niños nos pidan regalos o propinas, no demos nada sin consultar previamente a nuestro guía.

Bájate la información de este viaje en formato pdf